La tortilla cartujana, #elhabitosíhacealmonjeTS

octubre 10, 2016

CARTHUSIAN MONK OMELETTE
(Scroll down for the English recipe)


"Aquel guardián de su celda que busca a Dios desde una soledad interior, separado del mundanal ruido, lejos del mundo."
(Fuente: Arquehistoria.com).

Así es, simple y llanamente, la mejor definición de lo que es, era y será un monje cartujo. Una orden monacal fundada por San Bruno en 1084, en Francia (casi mil años de existencia); una de las órdenes católicas más antiguas y dedicada en exclusiva a la vida en contemplación.




Pues sí, chicos y chicas, hoy nos hemos metido en un monasterio directamente de la mano Kleritt Kobb de Código 280 para traeros la gastronomía de monjes y monjas a vuestra mesa. ¿No os parece interesante? A mí me ha encantado el tema, pero tenía claro que no quería hacer dulces de monjas, quería algo diferente. Y, para mi sorpresa, me encontré con esta historia. La historia de la tortilla cartujana. Y me quedé,... enamorada de ella, aunque ya lo estaba pero sin saberlo.




Será que en mi ciudad, Sevilla, está el Monasterio de la Cartuja, por la que me he buscado una receta de esta orden. O será recordando los cuadros de Zurbarán, que pintaba a estos monjes austeros,... No lo sé, el caso es que me llamó la atención la historia de la tortilla cartujana.

Bien es sabido, que los monjes cartujos viven en la más pura austeridad, dedicados a la vida contemplativa y a la oración. Esa misma austeridad se ve en su comida. Un día a la semana sólo toman un poco de pan y agua. Pero, de vez en cuando comían algo más consistente como esta tortilla cartujana, una tortilla de huevos con un poco de sal y perejil. Listo. Ya está la cena. ¡Madre mía! Muchos moriríamos si tuviéramos que comer sólo eso.




Resulta que esta tortilla cartujana es la que hoy se conoce en España como tortilla a la francesa. Pero, no es porque la tortilla sea francesa, es porque los franceses se adueñaron de ella como si fuera suya durante la Guerra de Independencia (1808), cuando expoliaron media España, entre otras cosas, los recetarios de la Orden cartujana. Y, claro, como pasa siempre, resulta más exótico decir "tortilla francesa" que "tortilla cartujana", vamos como hoy resulta más chic decir "Me he comido un cupcake", que decir "Me he comido una magdalena con crema". Pues, lo dicho. Vamos a hacer una tortilla cartujana que como dice un refrán: "Cuatro huevos en un convento, bien batidos hacen ciento".
Fuente: silenciocartujano.com


TORTILLA CARTUJANA

Ingredientes:

2 huevos M
Aceite de oliva
Sal
Perejil

Preparación:

  • En una sartén, ponemos un poco de aceite a calentar a fuego medio-bajo.
  • Separamos las claras de las yemas. Batimos cada una por separado hasta que estén bien batidas.
  • Mezclamos las dos con una espátula para que no se baje mucho.
  • Añadimos un poco de sal y el perejil bien picado.
  • Echamos la mezcla en la sartén y dejamos que se haga unos minutos. Doblamos la tortilla a la mitad y volvemos a dejar unos minutos más.
  • Damos la vuelta y dejamos que se termine de hacer.
  • Al plato y lista para comer.
  • ¡A disfrutar!

Si no queréis separar las claras de las yemas, no pasa nada, podéis hacerla igualmente pero no quedará tan esponjosa.





Por cierto, ¿sabíais que gracias a los monjes cartujos, la raza de caballos cartujana, jerezana, sigue existiendo? Los monjes cartujos, grandes ganaderos, en la Cartuja de Jerez, consiguieron que no se perdiera la raza del caballo andaluz.

Bueno, espero que os haya gustado esta tortillita. Aquí os dejo otras delicias que han preparado mis compis de reto.




¡Hasta pronto!









CARTHUSIAN MONK OMELETTE

Ingredients:

2 medium eggs
Olive oil
Salt
Parsley, finely chopped

Directions:

  • Pour some olive oil in a frying pan, heat at medium-low heat.
  • Separate whites from yolks. Beat separately.*
  • Mix beaten whites and yolks with a spatula.
  • Add some salt and parsley.
  • Pour the mixture in the frying pan and let cook for some minutes. Fold the omelette in half and let cook for some minutes.
  • Turn upside down and let cook for some minutes more.
  • Ready to eat.
  • Enjoy!

*If you prefer not to separate whites and yolks, it is OK, but the omelette won't be so fluffy and tender.

I hope you like it. See you soon.



Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Archivo del blog

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas