Galletas dedos de bruja para Halloween

octubre 24, 2015

GALLETAS DEDOS DE BRUJA PARA HALLOWEEN
(Scroll down for English recipe)

     Ya estamos cerca de una de las fiestas más terroríficas del año: Halloween. En España no es una fiesta muy celebrada aunque cada vez va cogiendo más auge porque es una fiesta divertida donde los más peques se lo pasan en grande disfrazándose y pidiendo caramelos y, como yo digo, si es algo divertido, ¿por qué no vamos a hacerlo? Seguramente, si en nuestra cultura hubiese veladas divertidas, pues se harían esas y no otras. 



     Hay mucha gente que piensa que Halloween es una visión burlesca de la muerte y una falta de respeto a los muertos. Y nada hay más alejado de ello. Os daré una mini versión de lo que es Halloween y sus orígenes. 

     La fiesta de "All Hallows Eve" o " Víspera de Todos los Santos" es una de las celebraciones más antiguas que aún se realizan hoy en día. El origen de esta fiesta tiene lugar en los pueblos celtas que ocupaban las actuales Irlanda, Gales, Escocia, Inglaterra e Irlanda del Norte. El día 31 de octubre correspondía al último día del calendario celta, que marcaba el final de un año y el comienzo de uno nuevo. En este día, se celebraba originalmente la fiesta del Samhain*, que era el festival de la cosecha, donde se daba por terminado el verano y comenzaba el invierno o como ellos lo llamaban "la época oscura". Los antiguos celtas creían que en esa noche, la línea que unía el mundo terrenal con el "otro mundo" se estrechaba y que entonces, los espíritus (vistos como "fairies"), tanto buenos como malos, podían atravesarla. A los espíritus buenos (los que harían que todo te fuera bien el año siguiente, la cosecha, la familia, etc.) había que tratarlos bien y se les hacían ofrendas de comida y bebida (de ahí lo de dar caramelos). A los espíritus malos había que asustarlos y echarlos y había que hacer que no se fijasen en ti, con lo cual, lo mejor era disfrazarse como ellos (de ahí viene lo de los disfraces).
  * Este festival de Samhaim se llevaba a cabo sobre todo en Irlanda, Escocia y la Isla de Man, mientras que en otros lugares simultáneamente había otros festivales como el Calan Gaeaf (en Gales), Kalan Gwav (en Cornualles) y el Kalan Goañv (en Bretaña).


     Cuando los romanos llegaron a las Islas Británicas, asimilaron esta festividad a su propia fiesta de la cosecha que ellos ya tenían en esas mismas fechas en honor a la diosa Pomona (diosa de los árboles frutales). Cuando la Iglesia Católica vio que abundaban las festividades paganas en los siglos VIII-IX d.C., cambiaron la festividad de Todos los Santos que celebraban el 13 de mayo por el 1 de noviembre. No es hasta el siglo XVIII que se adopta el término escocés "Halloween", para designar a la fiesta de "All Hallows Eve". Cuando los inmigrantes irlandeses llegaron a Estados Unidos, llevaron consigo esta tradición y como allí no había nabos (que era donde ellos hacían sus linternas de Halloween, las famosas Jack O' Lantern), pues utilizaron calabazas. 

Fuente: Wikipedia


    
      Bueno, podríamos seguir y seguir, enlazando una cosa con otra, pero más o menos a quedado bien claro el origen de esta fiesta y que no tiene nada de burlesco ni de falta de respeto. Y con esto, nos ponemos manos a la obra para enseñaros a hacer estos dedos de bruja (o de zombie como dicen mis peques, aunque el pequeño me ha dicho que lo tiña de verde para que sean los dedos de Hulk para su fiesta de cumpleaños. Ahí os dejo la idea por si alguien la necesita, ¡jeje!). La receta la he sacado del blog Directo al Paladar. Es muy sencilla, no necesita ni fondant ni glasa, ni nada de eso, y a los peques les encanta porque os pueden ayudar. ¡Vamos a ello!



DEDOS DE BRUJA

Ingredientes: (para unos 30-40 dedos)

225 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
175 gr. de azúcar blanquilla
1 huevo M + 1 yema
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de levadura
450 gr. de harina
Almendras sin sal con piel
Cacao en polvo
Clara de huevo

Preparación:
  • Batimos la mantequilla con el azúcar durante unos minutos y le añadimos el huevo con la yema y la vainilla. Batimos bien.
  • Tamizamos la harina con la levadura y la sal. Se la añadimos a la mezcla anterior y amasamos (yo lo hice con las manos) hasta que la masa no se pegue. 
  • Si veis que la masa se ha quedado muy seca, podéis añadirle una cucharada de leche. A la mía no le hizo falta. 
  • Hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la metemos en el frigorífico durante 1 hora.
  • Precalentamos el horno a 180°C, calor arriba y abajo, sin ventilador.
  • Dividimos la bola en cuatro partes y cogemos una, las demás las dejamos en el frigorífico mientras no las usamos.
  • Cogemos la masa y la dividimos en porciones a las que daremos forma de cilindro del tamaño de un dedo. (Procurad que sean finitas porque luego la masa aumenta con el horneado).
  • Marcamos con los dedos meñiques, las hendiduras de los nudillos y rectificamos con los dedos índices para que queden bien marcadas por los lados. 
  • Hacemos las arrugas de los nudillos con un cuchillo. 
  • Con un poco de clara de huevo, pintamos la punta del dedo y le colocamos la mitad de una almendra (partida longitudinalmente). Para darle más realismo, la almendra la podemos romper un poco, quitarle un poco de piel, ya a vuestro gusto.
  • Vamos poniendo los dedos en una bandeja de horno forrada de papel de horno y los metemos en el frigorífico durante unos 20 minutos. (Para evitar que pierdan la forma demasiado al hornearse). 
  • Repetimos los mismo con todas las porciones.
  • Horneamos durante unos 15-20 minutos hasta que estén doraditas por los filos.
  • Sacamos y dejamos que se enfríen unos minutos para que endurezcan, y luego, las dejamos que terminen de enfriarse en una rejilla.
  • Con un poco de cacao en polvo y un pincel, pintaremos los dedos para dar la impresión de que están sucios y viejos.
  • Ya están listos para asustar a cualquiera. 

     Es la segunda vez que las hago y me encantan. La primera vez fue el año pasado para la fiesta de Halloween que celebré con unos amigos, pero no me dio tiempo a ponérosla y me dije, de este año no pasa. Además, esta receta quiero dedicársela a ellos, que están ahora lejos, para que sepan que les echamos mucho de menos. 

     Bueno, espero que os haya gustado y que las hagáis la semana que viene. Si queréis podéis mandarme fotos de las que hagáis para enseñarlas en mi página de Facebook, a la que por cierto, estáis invitados y en la que siempre seréis bienvenidos. 




     Por supuesto, tengo que hacer una mención especial a mi amiga Mari Ángeles de Papelísimo. El decorado de mis deditos está lleno de momias y fantasmitas. Las momias están sacadas de su vídeo al cual os invito porque es fantástico. Pincha aquí si quieres saber cómo se hacen las momias. Los fantasmas son de mi propia cosecha y más sencillos aún: sólo tienes que cubrir un rollo de papel higiénico vacío con unas hojas de papel de klinex, pegándolos en la parte de la cabeza y en la parte de los brazos, que hemos recortado como en la momia. Le ponemos los ojitos y listo. Vaya, que no hay que quebrarse mucho la cabeza ni gastar mucho para tener una decoración divertida de Halloween.




HALLOWEEN WITCH FINGER COOKIES

Ingredients:

225 gr. unsalted butter at room temperature
3/4 cup + 2 Tablespoon granulated sugar
1 medium egg + 1 egg yolk
1 Tablespoon vanilla extract
1 teaspoon salt
2 teaspoon baking powder
3 1/2 cups all-purpose  flour
Almonds
Cocoa powder
1 egg white

Directions:

  • In a big bowl, whisk butter and sugar for some minutes and add the egg, the egg yolk and the vanilla extract. Mix well.
  • Sieve the flour, the baking powder and the salt. Add to the previous mixture and knead with your own hands until the dough is not sticky.
  • If the dough is a bit dry, pour a spoonful of milk and mix.
  • Make a ball, wrap into plastic wrap and put into de the fridge for one hour.
  • Preheat the oven to 180°C, heat up and down, no fan.
  • Split the ball into four parts, take one out of them and keep the rest into the fridge.
  • Take one piece of dough and divide into different portions. Form thin cilinders similar to a finger. Use your little fingers and your index fingers to give the shape of a bony finger.
  • Make wrinkles with the help of a knife.
  • With some egg white, brush the tip of the fingers and place half of an almond (cut lenghtwise) in it. You can break the almond in order to be more realistic.
  • Place the witch fingers in a baking tray lined with baking paper sheet and fridge for 20 minutes.
  • Repeat the same with the rest of the dough portions.
  • Bake for 15-20 minutes until the edges turn golden brown.
  • Take out of the oven and let them rest until harder. Cool in a wire rack.
  • Take some cocoa powder and brush the fingers with it.
  • Ready to frighten anyone.
  • Enjoy!!!





Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Archivo del blog

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas